PANORÁMICA

NOVIEMBRE 2020-ABRIL 2021

Panorámica es una exposición a cargo del curador Bernardo Sopelana, parte de la investigación realizada por Reyna Jaime y Rodrigo Salgado en 2017 que culmina en la publicación del libro que lleva el mismo nombre. La selección de artistas integrada por Daniel Amora, Aníbal Angulo, Bernardo Arellano, Víctor Cerecer Cota, Rafael Chávez, Peter Cole, Aleta Del Toro, Carlos César Díaz Castro, Yves Gregoire Lizárraga, Ezra Katz, Lila Magallón, Armando Manríquez, Iván Manríquez, Elizabeth Moreno, Salvador Rocha, Gabriel Rodríguez, Margarita Ruiz, Alejandro Rivas, Julieta Sánchez Hidalgo, Raúl Virgen y Nora White.

PAISAJES

La exposición del Museo de Arte Moderno está representada por los siguientes artistas: Gilberto Aceves Navarro, Ignacio Aguirre Camacho, Miguel Ángel Alamilla, Marcel Alocco, Abraham Ángel, Manuel Álvarez Bravo, Yolanda Andrade, Javier Arévalo, Héctor Ayala, Arnold Belkin, Pablo Buchard, Francisco Camps Ribera, Lilia Carrillo, Mónica Castillo, Aníbal Catalán, Rafael Coronel, Roberto Cortázar, Lola Cueto, Federico DaSilva, Roberto Donis, Lourdes García, Ángeles Garduño, Fernando Gallo, Ángel Gelsen Gas, Gunther Gerzo, Jorge González Mir, Enrique Guzmán, Manuel Herrera Cartalla, Sergio Hernández, Oliveiro Hinojosa, Graciela Iturbide, María Lagunes, Fernando Leal Audirac, Daniel Lezama, Luis López Loza, Leonel Maciel, Luis Márquez, Carlos Mérida, Rodolfo Nieto, Luis Nishizawa Flores, Carlos Olachea, Gabriel Orozco, Manuel Rodríguez Lozano, Carla Rippey, Vicente Rojo, Juan Soriano, Gerardo Suter, Rufino Tamayo, Giorgio Viera, Mariana Yampolsky, Ángel Zárraga.

frida%20oficial_edited.jpg

FRIDA KAHLO
Y LOS CACHUCHAS

El instituto Tlaxcalteca de Cultura recibió, en 1982, obra de Frida Kahlo. Tres acuarelas, un dibujo y dos óleos; ninguno de ellos tenía título ni habían sido expuestos. Estas obras pertenecían a Miguel N. Lira, quien fuera compañero y amigo de Kahlo en los tiempos de la Escuela Nacional Preparatoria (Oles, 66). “Pancho Villa y Adelita” fue bautizada así por Mercedes Meade de Angulo. El cuadro, sin firma y sin finalizar, se ha fechado en 1927. Se trata de un autorretrato previo a su época con Rivera. Aquí vemos que aparece sentada en un café, posando, pero no como Adelita, sino como una joven de su propio tiempo y en compañía de dos hombres sin rostro (o inconclusos). Esta obra hace referencia a los años de la Escuela Nacional Preparatoria: “debe interpretarse como una escena urbana de café, con referencias en clave a las conversaciones sociales e intelectuales que sostenían los amigos de Kahlo en tiempos de la preparatoria, conocidos como los Cachuchas" (Oles, 68).                    

El espíritu moderno de Frida radica, no en su alusión a la revolución o a la estética estridentista, sino a la presencia de las mujeres en su obra. Las mujeres aparecen como soldaderas tanto en el cuadro del fondo, colgado en la pared, como en el mismo centro de la pintura, como protagonista de la escena del café. En esta “Pancho Villa y Adelita” no vemos algunas alusiones que como público acostumbramos a relacionar con Kahlo: al accidente, a Diego, al indigenismo. Sin embargo, vemos otros elementos que ya estaban presentes y que estarán siempre en su obra: una fuerte presencia femenina y una constante revolucionaria (o contestataria).

Diego-Rivera-Nin%CC%83o-con-pollito-1935

DIEGO RIVERA:
EL ARTE DEL DIBUJO

Diego Rivera no siempre conservó los dibujos que hacía. Los dibujos que se reunieron un año antes de su fallecimiento fueron recabados y catalogados por especialistas y amigos que revisaron cajones, canastos, libretas, cuadernos y papeles sueltos, tanto en su casa-estudio de San Ángel como en la casa-museo de Frida Kahlo, en Coyoacán. Otras fuentes fueron los archivos del museo Anahuacalli en San Pedro Tepetlapa y los archivos de la galería privada de su última esposa y coleccionista Emma Hurtado.

El dibujo más antiguo que se conserva de Diego Rivera lo realizó a la edad de cuatro años en la casa paterna de su natal Guanajuato y representa un trenecito.

El tema del tren fue recurrente a lo largo de su vida. Entre los temas habituales se conocen retratos, paisajes, mercados, fábricas, escuelas y escenas de guerra o con multitudes, temas dibujados en todo tipo de papel en diferentes tamaños. Los temas históricos aparecen como inspirados en los antiguos códices prehispánicos, así como en fuentes documentales de la historia nacional.

Los dibujos de Rivera están llenos de viveza por la movilidad direccional de sus trazos. En el breve espacio de un trazo de papel Rivera representaba figuras humanas con distintas expresiones, paisajes urbanos o rurales, flora y fauna con sus propias características distintivas emitiendo un mensaje elocuente de elogio al trabajo. Entre los mensajes amorosos que se advierten en los dibujos de Diego Rivera están los que realizó de niños y niñas en los que en muchas ocasiones proyectaba sus propias facciones, recordándose siempre un niño feliz.

Diego Rivera sumó a su pasión por reconocer y difundir los valores culturales en su diversidad ancestral, agregando la fidelidad histórica, documentándose para lograrlo mediante el estudio y el análisis de estelas y monumentos. Estos testimonios fueron para Rivera piedras vivas en las que supo desentrañar las grandes hazañas y los enormes logros de esos también enormes valores que hoy conforman el patrimonio inmaterial de México. Con su obra y sus ideas, Diego Rivera es ya parte indiscutible de nuestra historia.

Milena Koprivitza

Curadora del Museo de Arte del Estado de Veracruz

Instituto Veracruzano de la Cultura